La Bureba:


Nota: Al final se adjunta una guía a color y las coordenadas GPS de las rutas, así como una guía turística del territorio de La Bureba



Ruta 1: La Bureba y el arte Románico

Esta ruta que te proponemos recorre varias poblaciones burebanas, algunas de las cuales cuentan con iglesias o ermitas románicas catalogadas como Monumento Histórico-Artístico. También incluimos otros conjuntos o lugares que presentan interés para el visitante.   


Comenzaremos nuestro itinerario en Monasterio de Rodilla donde se alza, bajo la sombra del castillo protector, la Ermita de Nuestra Señora del Valle, uno de los mejores templos románicos burgaleses.


En Valdazo, la Iglesia de San Pelayo exhibe una esbelta torre, una portada muy abocinada y un ábside semicircular también románico.


Briviesca destaca por su plaza mayor, presidida por un templete, el ayuntamiento, la Iglesia de San Martín, el conjunto del Monasterio de Santa Clara, la Ex-colegiata de Santa María y varias casonas.


En los Barrios de Bureba se emplaza la Ermita de San Fagún, una de las más relevantes del románico burebano por su espadaña y su ábside semicircular.


La Iglesia de San Blas de Navas de Bureba, muestra su proximidad al arte islámico en los arcos polilobulados de su ábside.


La Iglesia de San Andrés de Soto de Bureba es uno de los elementos más representativos del románico burebano y resalta por las tallas de su portada, ábside y canecillos.


El ábside semicircular de la Iglesia de Santa María la Mayor de Aguilar de Bureba concentra los elementos que caracterizan el estilo románico.


Es posible completar esta ruta con otras iglesias que conservan elementos románicos como las de Lences, Castil de Lences o Abajas.


Briviesca cuenta con una Oficina de Turismo donde disponen de información sobre la ciudad, La Bureba y el entorno más cercano.


Podemos detenernos en Revillalcón para ver la Iglesia de San Esteban, antes de ascender hasta el original emplazamiento del Santuario de Santa Casilda, uno de los lugares más emblemáticos de La Bureba. En el entorno que rodea al santuario, una sorpresa para el viajero, se celebran animadas romerías.


En las afueras de Piérnigas se levanta la Iglesia de San Cosme y San Damián. Un poco más alejada, la Ermita de San Martín cubre sus formas románicas con un tejado donde las lastras de piedra han sustituido a las tejas.


La cercana iglesia de Carcedo de Bureba presenta tallas de aspecto tosco y un color muy peculiar.



Ruta 2: Páramo de Masa, Poza de la Sal y Valle de Las Caderechas

El noroeste de este territorio está salpicado de pequeñas poblaciones integradas en un bucólico paisaje: es el fértil Valle de Las Caderechas. Un paisaje que contrasta con las tierras del Páramo de Masa. Poza de la Sal añade interés artístico, cultural y etnográfico a la ruta.    


Con un antiguo puente y la iglesia parroquial de Lences, cuya portada es románica, iniciamos el recorrido.
El Monasterio de la Asunción, emplazado en el bello conjunto de Castil de Lences, es otra de las paradas de esta ruta.
La Iglesia de la Santa Cruz de Abajas destaca por la calidad y la riqueza iconográfica que muestran su ábside y, sobre todo, su portada.


Ya en el páramo, Cernégula se conoce por las leyendas de aquelarres celebrados en torno a la Laguna de las Brujas.
En un extremo del colorido páramo, antes de descender el puerto, un mirador nos permite disfrutar de una excepcional vista del diapiro pozano, de La Bureba y de los Montes Obarenes.


Descendemos hacia Poza de la Sal, pasando junto al salero, los antiguos almacenes de sal y el castillo bajo el que se apiña un entramado de calles estrechas. Resulta obligado visitar las salinas, los lavaderos, el palacio, el Museo de la Radio y los Centros de Interpretación de Félix Rodríguez de la Fuente y Las Salinas.


Salas de Bureba, que cuenta con varias casonas, es una de las puertas al Valle de Las Caderechas.
En el ameno paisaje del valle aparecen pequeños pueblos donde la arquitectura popular constituye uno de sus atractivos.


Entre otras, merece la pena visitar las poblaciones de Huéspeda, Hozabejas, Madrid de Las Caderechas o Río Quintanilla, con su templo románico y su torre.


En la época de floración, los frutales añaden un manto blanco al valle.  



Ruta 3: Desfiladero y Valle del Ebro

El curso del río Ebro es el protagonista de una ruta en la que es posible disfrutar de bellos conjuntos rodeados de un excelente medio natural. Entornos marcados por el continuo paso de los peregrinos que se dirigen a Santiago por el Camino de Bayona.


Por el alargado núcleo medieval de Pancorbo discurre el Camino de Bayona. Sobre el conjunto, a la entrada de un estrecho desfiladero, se levantaron varias construcciones defensivas como la Fortaleza de Santa Engracia.

Al otro lado del desfiladero se encuentra Ameyugo, con el Torreón de los Guevara, y, muy próximo, el famoso Monumento al Pastor.


Desde Encío, una empinada carretera nos adentra en los Montes Obarenes, un espacio que destaca por sus valores naturales.


La torre defensiva y los restos del castillo y la muralla que protegieron Santa Gadea del Cid, se integran en uno de los conjuntos medievales más armoniosos de la provincia burgalesa. En su casco urbano destacan su cuidada arquitectura popular, sus casonas, la iglesia de San Pedro y la ermita románica de la Virgen de Las Eras. 


Muy cerca se encuentra el monasterio benedictino de Nuestra Señora del Espino.


En las inmediaciones de Villanueva Soportilla y del Desfiladero de Sobrón, se encuentra un espectacular yacimiento altomedieval conformado por un curioso edículo y por más de 270 tumbas antropomorfas.


Podemos detenernos en Montañana, Suzana, Orón y Bujedo para contemplar su arquitectura y sus iglesias antes de finalizar nuestro recorrido en el Monasterio de Nuestra Señora de Candepajares de Bujedo.



Ruta 4: Condado de Treviño

Inmerso en la provincia de Álava, el Condado de Treviño es uno de los rincones más espectaculares y desconocidos de la geografía burgalesa. En un privilegiado escenario natural, entre densos bosques y campos de cultivo, aparecen pequeños pueblos que conservan su sabor popular.


Paso obligado para comunicar las tierras del norte y el interior de la península, La Puebla de Arganzón se estructura a lo largo de una calle principal donde las casas tradicionales se adosan a otras más señoriales. Por aquí pasa el Camino de Bayona. Su puente medieval, el hospital de San Juan y la Iglesia de Nuestra Señora, destacan en este conjunto.


La cercana población de Cucho conserva una buena arquitectura popular.


Sobre el caserío de Treviño sobresale la esbelta torre de la Iglesia de San Pedro. 


La Ermita de la Concepción, que aparece aislada junto al núcleo de San Vicentejo, es una de las joyas del románico burgalés.
Nos detenemos en Uzquiano para contemplar las curiosas portadas de su iglesia. Dejamos atrás Ventas de Armentia y llegamos a Saraso, donde la portada de la iglesia es motivo de visita.


Cerca de Albaina, conjunto de traza medieval que destaca por su buena arquitectura, se emplaza la ermita románica de Nuestra Señora del Granado.

La portada románica de la iglesia y una sencilla ermita ubicada en las afueras es lo más sobresaliente de Pariza.


En Sáseta comienza una senda por el desfiladero del Ayuda, río que ha dado origen a varios saltos de agua.


El conjunto eremítico cercano a Laño, integrado por Las Gobas, Santorcaria y Montico de Charratu, es sorprendente.


La superficie arbolada en Bajauri es muy extensa. Un fresco hayedo, compartido con Álava, incita al paseo. Obécuri, también poblado de hayas, destaca por su iglesia, su caserío y la Ermita del Camino.


Es muy recomendable la espectacular panorámica desde la Ermita de San Formerio, en Pangua.



Ruta 5: Entre los ríos Oca y Tirón

Esta ruta discurre por un amplio territorio conocido como la Riojilla Burgalesa, donde se dan cita el Camino de Santiago Francés, las primeras estribaciones de la Sierra de la Demanda con sus tupidos bosques de robles y hayas, y los valles de los ríos Oca y Tirón.


Iniciamos este recorrido por el este del territorio en Quintanilla San García, un armónico conjunto rural de tradición agraria.


Cerezo de Río Tirón aún conserva parte de su legado romano, como dos puentes y parte del trazado de la calzada que se dirigía a Briviesca. Merece la pena caminar por el Barrio de Arriba, emplazado en la parte alta de este conjunto.


El Convento de San Vitores se localiza en las proximidades de Fresno de Río Tirón.


Belorado es una referencia en el Camino de Santiago por su importancia histórica, por sus edificios religiosos y por el renovado Centro de Promoción Jacobea. La plaza mayor y su trazado urbano completan la visita.


Las carreteras que ascienden hacia Eterna o Avellanosa de Rioja, nos adentran en los bosques de la Sierra de la Demanda. 


El Camino de Santiago ha dejado su huella impresa en las iglesias de Villamayor del Río, Viloria de Rioja, Castildelgado y Redecilla del Camino, primer contacto del peregrino con Burgos.


Pasamos por San Miguel de Pedroso antes de ascender a Puras de Villafranca. Cuevas, complejo minero y dehesa de hayas conforman una visita muy diferente.


La ermita rupestre de Nuestra Señora de la Peña domina el caserío de Tosantos.


En el Valle del Oca, destacan Villanasur, Villalómez, Villalmóndar o Alcocero.



Ruta 6: Tierras rojas y blancas.
 

Merindad de Río Ubierna y Valle de Las Navas

El oeste de este territorio es una verdadera sorpresa para el visitante ya que esconde numerosos recursos naturales y culturales. El páramo contrasta con los desfiladeros y con una sucesión de valles con tierras de color blanco y rojo. Pueblos, iglesias y castillos completan esta ruta.


La ruta comienza en Vivar del Cid, localidad natal del más famoso de los héroes castellanos. Desde un molino, el Camino del Destierro parte hacia tierras valencianas. La Iglesia de San Miguel y el Convento de Nuestra Señora del Espino completan la visita.

Famosa por sus morcillas, Sotopalacios conserva un im-portante legado patrimonial: el Castillo de los Padilla o Palacio del Cid, un rollo de justicia, un crucero, la Iglesia de San Martín, la Iglesia de Nuestra Señora de Acorro y la Casa de los Tiros.


La Iglesia de San Juan Bautista es un elemento relevante en Villanueva de Río Ubierna.


Desde el siglo XI, un antiguo castillo ha protegido el núcleo de Ubierna, fundado en el año 862. Destacan la iglesia parroquial, la Ermita de la Virgen de Montes Claros, su tradicional caserío y los yacimientos que se localizan en su entorno.


Atravesada la bella hoz de San Martín de Ubierna y un puerto, llegamos a Masa, población con una bella iglesia y un cuidado caserío que conserva la casa donde durmió el general Wellington a su regreso de la batalla de Arapiles.


En Cernégula, en el Páramo de Masa, las leyendas hablan de lagunas, aquelarres y brujas. 


Carlos V, en su retiro hacia Yuste pasó por las rojas tierras de Hontomín., localidad donde pernoctó. La iglesia románica de Quintanarruz se rodea de sólidas casas. La vista de las tierras rojas es espectacular.


Después de cruzar una estrecha hoz, llegamos a Villaverde-Peñahorada para descubrir algunos elementos románicos en su iglesia.


La iglesia de Rioseras, capital del Valle de Las Navas, está dedicada a San Saturnino. Resulta curiosa la fachada románica de la iglesia de Tobes y Rahedo. La carretera que se dirige hacia Melgosa nos adentra en el contrastado paisaje de las tierras blancas.


Tras contemplar la iglesia y la fuente romana de Riocerezo, finalizamos la ruta en la calzada romana, localizada entre el campo de golf y Quintanapalla.