Las Merindades:


 

Nota: Al final se adjunta una guía a color y las coordenadas GPS de las rutas, así como una guía turística del territorio de las Merindades


Ruta 1: Por los valles del Nela y del Trueba

La ruta nos adentra en estos bellos valles para descubrir algunos de los tesoros naturales de Las Merindades, como Puentedey, Ojo Guareña o el área pasiega burgalesa, además de bellos conjuntos como Salazar, Quisicedo o Espinosa.


Partimos de Villarcayo, núcleo que resalta por su cuidado parque del Soto, sus casonas y su plaza mayor.


El conjunto de Salazar destaca por su arquitectura popular, sus casonas y sus palacios.


Podemos acercarnos hasta Escaño para contemplar su iglesia románica. Una tranquila carretera local pasa por el bello enclave natural de Nela, por el conjunto de Quintanilla Valdebodres y junto al salto de La Mea antes de llegar al sorprendente puente natural de Puentedey.


Las antiguas construcciones del túnel de La Engaña son el punto de partida de la Vía Verde.



Ruta 2: Por los Valles de Mena y Losa

En la tierra donde apareció por primera vez la palabra “Castilla” descubriremos excelentes conjuntos rurales, torres medievales, casonas señoriales y bellas iglesias románicas que se integran en un agradable entorno natural repleto de mágicos parajes. 
En el conjunto de Villasana de Mena iniciamos este recorrido. Artieta es una buena muestra de la arquitectura señorial menesa.       


Nos desviamos a Cozuela para contemplar el salto de Peñaladros. Desde el Puerto de Peña Angulo se divisa una excelente panorámica del Valle de Angulo.


El puente sobre el Jerea es lo más destacado de Quincoces de Yuso. Bajo una torre se apiña el conjunto rural de Castrobarto.             
Las iglesias de Colina, Tabliega y Bercedo son visitas obligadas para los amantes del arte románico. La carretera atraviesa el hayedo del puerto de El Cabrio.


Ya en la Merindad de Sotoscueva, se localiza la Ermita de San Bernabé. Bajo ella se encuentra un sumidero, por donde las aguas del río Guareña se adentran en uno de los complejos kársticos más extensos del mundo.


Quisicedo es un conjunto señorial que muestra su buena arquitectura, además de una torre medieval y una iglesia románica.


En el armonioso conjunto rural de Quintanilla del Rebollar se encuentra la casa del monumento natural de Ojo Guareña.


Las Machorras es el centro del área pasiega de Burgos. Para disfrutar del paisaje ganadero salpicado de cabañas pasiegas podemos ascender el Portillo de Lunada.


Torres, palacios, casonas y buenas casas hacen que Espinosa de los Monteros sea el conjunto monumental más sobresaliente de Las Merindades. Encontramos varios museos. Fin de la ruta.



Ruta 3: Las tierras del caballo losino

El caballo losino ya pastaba en estas tierras cuando se levantó la ermita de Ermita de San Pantaleón de Losa y se escribían las primeras palabras castellanas. El conjunto de Medina de Pomar, el espacio natural de Monte Santiago y Tedeja completan la ruta.

Desde Medina de Pomar nos dirigimos a Criales, población muy vinculada con el caballo losino.


Sobre un original emplazamiento, la enigmática ermita de San Pantaleón de Losa es una joya del románico.


Unos kilómetros nos separan del Monumento Natural de Monte Santiago. Un paseo por el hayedo nos lleva al salto del Nervión. Berberana conserva un buen caserío tradicional y su torre medieval.  


Nos adentramos en el alavés Valle de Valdegobía para llegar a la Cuna del Castellano, Valpuesta, y disfrutar con el conjunto y la colegiata.


En el núcleo rural de San Zadornil, además de su iglesia románica, podemos visitar la casa del parque.


Ascendemos un estrecho puerto, pasamos junto a San Pantaleón y atravesamos un desfiladero antes de llegar a Pedrosa de Tobalina para ver el salto del Jerea.


Junto a la antigua calzada del conjunto de Irús, el río Hijuela ha originado bellos saltos de agua.


Desde el Santuario de Cantonad se contempla una de las mejores panorámicas del Valle de Mena.


Pasamos junto a la torre de Lezana antes de llegar a Cadagua para descender caminando hasta el nacimiento del río.


Las excelentes iglesias románicas de Siones y Vallejo son visitas obligadas antes de regresar a Villasana de Mena. Si disponemos de tiempo podemos acercarnos hasta la presa del Embalse de Ordunte.


Ruta 4: Oña, Frías y los valles de Valdivielso y Tobalina

Rodeadas por bellos escenarios naturales, las poblaciones que hoy visitamos nos trasladan al primitivo Condado de Castilla. Conjuntos monumentales, como Oña o Frías, se alternan con eremitorios, torres, palacios, casonas e iglesias románicas.


Desde Trespaderne pasamos por Quintana María, para ver la necrópolis de Peña San Clemente. En Lomana se alza la torre de los Bonifaz. La capital tobalinesa, Quintana Martín Galíndez, resalta por su torreón medieval.


Una calzada romana atravesaba el desfiladero del Purón y llegaba al conjunto medieval de Herrán.


Montejo de San Miguel conserva un buen caserío y mantiene abierto un museo etnográfico. 


La pequeña ciudad medieval de Frías, con su puente, su castillo, su iglesia y sus estrechas y empinadas calles merece una detenida visita.


En la ermita de Tobera, comienza la ruta de las cascadas del río Molinar.


Oña resalta por el Monasterio de San Salvador. La Villa Condal cuenta con el museo de la Resina, el centro del Medievo y la Casa del Parque de Montes Obarenes.
El palacio de Cadiñanos nos habla del esplendor de otras épocas.


La fortaleza de Tedeja se alza sobre Trespaderne y el curioso centro de interpretación de La Horadada.


Cerca del conjunto medieval de Mijangos se encuentra la antigua iglesia visigótica de Santa María.


El convento y varias casonas sobresalen en Nofuentes. El castillo de las Cuevas de Cebolleros es un edificio muy singular. 


De nuevo en Medina de Pomar, podemos pasear por las estrechas calles de su casco antiguo y visitar el Museo de Las Merindades, el Centro de Interpretación del Románico o el Monasterio de Santa Clara.


Este largo itinerario se puede realizar en dos jornadas, completando la ruta con otras visitas al conjunto de La Cerca, a Salinas de Rosio o al pórtico románico de Almendres.



Ruta 5: El Pantano de Arija y los Cañones del Ebro

El río Ebro es el verdadero protagonista del oeste de la comarca. Entre sus valles y profundos cañones aparecen pequeños pueblos que han sabido conservar su sabor popular. Algunos paseos nos acercan a paisajes y lugares mágicos.


Esta vez partimos de Soncillo. En Villabáscones, una senda nos adentra en un hayedo hasta el espectacular salto de Las Pisas.

Pasamos junto al castillo medieval de Virtus y la iglesia románica de San Vicente de Villamezán para dirigirnos a Arija y disfrutar de las playas del Embalse del Ebro.


El conjunto de Santa Gadea es una buena muestra de arquitectura montañesa. Podemos acercarnos hasta el Monte Hijedo y adentrarnos a pie hasta la Cabaña.


Ascendemos el Puerto de Carrales y nos desviamos hasta Barrio de Bricia antes de dirigimos a Crespos para contemplar su caserío y su antigua iglesia románica.


Las tranquilas carreteras del Valle de Zamanzas nos llevan al conjunto rural de Tudanca. Allí comienza una senda que asciende por los Tornos.


Atravesamos por el Embalse de Cereceda y Hoz, y ascendemos una tortuosa carretera para contemplar la cascada de Tartalés de los Montes.


El monumental conjunto de Arroyo exhibe sus palacios y casonas. Quecedo es otro armonioso núcleo medieval del valle de Valdivielso. Cerca de Puente Arenas se localiza la iglesia de San Pedro de Tejada.


El núcleo de Quintana de Valdivielso cuenta con dos torres y dos palacios. Una antigua calzada organiza el caserío en El Almiñé, en el que destaca su iglesia románica.


Atravesamos el desfiladero de La Horadada. Los eremitorios de San Pedro y los Portugueses, de Tartalés de Cilla, y la Cueva de Cillaperlata indican un temprano poblamiento. Regreso a Trespaderne.


Dejamos a un lado el monumental conjunto de Pesquera de Ebro y ascendemos hacia el páramo para descubrir el dolmen de Porquera.


Desde el mirador del Puerto de la Mazorra hay una excelente panorámica del Valle de Valdivielso. Valdenoceda es una muestra del patrimonio de este valle.


Por el bello desfiladero de los Hocinos discurre el sendero GR 99 “Camino Natural del Ebro”.


En pleno Valle de Manzanedo, cerca del Ebro, se localiza el eremitorio de Argés. San Miguel de Cornezuelo muestra su arquitectura popular y conserva una iglesia románica. Un corto paseo nos adentra en el desfiladero de las Palancas, en Lándraves. Regreso a Soncillo.