En el espacio natural de los Montes Obaneres, al extremo norte de la Bureba, accediendo por la nacional 232, a 68 kilómetros al nordeste de Burgos, nos sorprende la Villa Condal de Oña. Situada en las inmediaciones del arriscado cañón del río Oca denominado “desfiladero de la Horadada”. Su emplazamiento comercial es excelente, al encontrarse entre la meseta castellana y los puertos del Cantábrico, lo que hizo de esta Villa un paso obligado y eje de comunicaciones en tiempos romanos. En la alta edad media, en el 934, el califa Adberramán III organiza una campaña militar y ataca, entre otras, las fortalezas de Burgos y Oña. El primer conde independiente de Castilla, Fernán González, concedió los fueros a la Villa en el 950. En 1011 el tercer conde de Castilla Don Sancho García, otorga a Oña el rango de “condal” y funda el Monasterio de San Salvador, en un principio dúplice o mixto, con religiosas traídas de monasterios cercanos y monjes de San Salvador de Loberuela, y desde el año 1033 el monasterio abandona su condición de dúplice y pasa a ser benedictino hasta 1835. El cenobio de San Salvador llegará a ser el centro religioso más importante de toda Castilla, siendo panteón de reyes, infantes y condes. Primer panteón real de Castilla. Los sepulcros están tallados a finales del siglo XV en madera de nogal y boj por Fray Pedro de Valladolid. En ellos yacen el Conde don Sancho García fundador del monasterio, su esposa doña Urraca y un hijo de éstos don García Sánchez; los infantes don Felipe y don Enrique, hijos de Sancho IV el Bravo y María de Molina; el rey Sancho el Fuerte de Castilla; el rey Sancho III de Navarra, el Mayor, y su esposa doña Mayor; y el infante don García hijo de Alfonso VII el Emperador. El nieto de Fernán González, Don Sancho García, entregará la dirección de este monasterio a su hija Tigridia, concediéndole a su vez una espléndida dote con innumerables privilegios, entre los que se encontraban numerosas villas e iglesias, y con el paso del tiempo irá aumentando la riqueza del monasterio por las continuas donaciones de reyes y nobles, llegando a tener un dominio desde el Cantábrico hasta el Arlanza, y desde Huesca y Zaragoza hasta el Pisuerga. San Iñigo, declarado santo en 1163 por el papa Alejandro III, será abad del monasterio desde 1035 hasta 1068, período en el en que San Salvador se hallará una mayor espiritualidad. Posteriormente se irán realizando reformas en el monasterio construyéndose el claustro y nuevas dependencias. Dada la prosperidad de la Villa y su gran actividad comercial y artesanal, en torno a 1291 se asientan las primeras familias judías, dedicadas al comercio y artesanía, constituyendo la judería de la Villa, y estableciendo su aljama en las calles conocidas como la Meca y Barruso, e incluso erigiendo su sinagoga. Ciudad y monasterio fueron saqueados en 1367 por el “Príncipe Negro” cuando iba de regreso a los puertos del Cantábrico. Perdiendo así gran parte de la riqueza que poseía la villa monacal. En siglos posteriores la villa condal seguirá creciendo al amparo y cobijo de la abadía benedictina que continuará poseyendo grandes extensiones de tierras cultivables, pozos, molinos, iglesias, salinas, diezmos y más de 170 pueblos; siendo uno de los monasterios más ricos de Castilla. En el siglo XIX el monasterio pasará una gran crisis dada la invasión napoleónica y los continuos saqueos; la desamortización de Mendizábal, que hace marchar a la comunidad benedictina y la venta en subasta del edificio, pasando a manos privadas, hasta que en 1880 es vendido a la Compañía de Jesús, quien se hará cargo del monasterio hasta 1968, pasando desde entonces a la Diputación Provincial de Burgos.
Tipo de fiesta:
Histórica
Fechas:
Fin de semana asociado al 15 de Agosto
Lugar:
La Iglesia de San Salvador
Celebración:
Espectáculo en el que se narra la historia del pueblo de Oña.
El origen de la fiesta está en que, siguiendo las costumbres de otros núcleos urbanos, un grupo de ciudadanos de Oña tuvieron la idea de escenificar la historia, principalmente de los siglos XI y XII (y con ello, otros históricos pasajes que, con el devenir de los tiempos, tuvieron trascendentales repercusiones a nivel nacional: La Reconquista) del monasterio de la villa de Oña, que tiene (entre otros méritos históricos, artísticos, culturales, arquitectónicos, etc.) un conjunto funerario, con ocho sepulcros, donde están enterrados reyes, infantes, condes, obispos, princesas... que, en el transcurrir de los tiempos, y en diversos avatares de diferente tipo (bélicos, luchas fraticidas, combates contra el árabe invasor, alianzas diversas, etc.), forjaron el reino de Castilla; muchos de los personajes, cuyas tumbas están en el monasterio, aparecen en escena.

Personajes que intervienen en la representación teatral:
Rodrigo Díaz de Vivar, conde Fernán González, su hijo García Fernández, Almanzor, Fernando I, Doña Urraca, Sancho III (el Mayor, de Navarra)......

Básicamente, el guión que se representa es el siguiente:
Llamándose ya (cien años antes) "Castilla" a las tierras que históricamente como tal han sido reconocidas, muere, en 970, el conde Fernán González; su hijo, Garci Fernández, va a continuar la lucha contra los árabes, y muy específicamente contra el líder Almanzor. En estos belicosos tiempos, este último citado personaje cristiano va a tener enfrentamientos con su hijo, Sancho García. Muerto el padre, en 995, el hijo inicia una política de entendimiento con el nombrado caudillo árabe, que trae como consecuencia que el territorio de Sancho García prospere en diversos aspectos, entre ellos el económico y el militar.

Cuando la recuperación es suficiente, Sancho García inicia las hostilidades contra Almanzor, y cuando éste muere (los historiadores citan como causa a las heridas recibidas en la batalla de Calatañazor (Soria), hecho bélico no reconocido por la mayoría de los historiadores árabes), la recuperación de Castilla comienza a ser muy rápida, ya que el nuevo líder árabe, Abdelmelik, no tiene la categoría, ni política ni militar, de su antecesor. En 1011, Don Sancho García y Doña Urraca fundan el monasterio de Oña, y sus hijas, Doña Mayor y Doña Sancha, se casarán con el rey Sancho III, de Navarra, y con D. Ramón Berenguer, Conde de Barcelona, respectivamente; Don Sancho antes de morir, en 1017, tuvo un hijo, García, que se convirtió en su heredero. Sin embargo, las convulsiones no cesaron, ya que García muere asesinado el día de su boda, heredando sus posesiones el rey de Navarra, su cuñado (al estar casado con su hermana), comenzando las pertinentes sospechas y suspicacias, que van en aumento cuando a la muerte del citado rey, su reino se reparte entre sus hijos, pero el primogénito (también llamado García) de ellos no acepta tal hecho; una de las consecuencias es que se produce un enfrentamiento bélico entre el citado hijo y su hermano, monarca castellano, Fernando I, que tiene su punto álgido en Atapuerca muere García. Los hijos del rey castellano, a su muerte, continúan con los fraticidas enfrentamientos, y uno de ellos, Sancho II "El Fuerte", muere como consecuencia de las citadas luchas, y siendo expreso deseo suyo el ser enterrado en el monasterio de San Salvador de Oña, la escenificación finaliza con la comitiva fúnebre presidida por el Cid; este último acto de la representación, en ocasiones, es el primero, al comenzar la obra en las escalinatas de la iglesia del monasterio, con la entrada de "El Cid" presidiendo el citado cortejo fúnebre.

La escenificación se hace por la noche, en el retablo Mayor del citado templo (aunque pueda haber actos en el exterior), acompañada del correspondiente juego de luces, colores y sonidos.

La dirección de la obra suele ser a cargo de un profesional, pero los actores son vecinos del municipio, siendo el número de ellos, que aparecen en el escenario, de, aproximadamente, un centenar, ataviados con vestuario acordes al personaje que interpretan

El monasterio de San Salvador de Oña fue fundado en el año 1011 por el tercer conde de Castilla don Sancho García con una comunidad mixta a su frente, pero fue en 1033 cuando se introdujo la observancia benedictina que se mantuvo hasta la Desamortización de Mendizabal en 1835. Durante su dilata vida este cenobio habría de convertirse en el centro monástico más poderoso de Castilla con un potencial económico que incluía el dominio sobre trescientas localidades y doscientas iglesias. Fruto de este poder es el monumento que nos ha llegado hasta nuestros días que destaca, no ya solo por sus dimensiones, sino sobre todo por la calidad de las obras.

Por encima de todo sobresale la capilla mayor con la sillería coral y los panteones real y condal únicos en toda Europa por el material empleado para su construcción, nogal y boj. Su claustro gótico flamígero obra del arquitecto Simón de Colonia. La sacristía museo que alberga prendas hispano-musulmanas de los siglos X y XII. La sala capitular románica con vestigios románicos policromados. O su iglesia abacial con cerca de 85 mts. de longitud. Estamos sin lugar a dudas, desde el punto de vista del patrimonio, ante la mayor sorpresa turística de nuestra provincia que en 2012 albergó la exposición temporal de Las Edades del Hombre. 

Fundado a comienzos del siglo XI por el conde de Castilla Sancho García para retiro de si hija Tigridia, y que acabó por convertirse en un panteón real. Entre los siglo XI y XIV no dejó de crecer gracias a las importantes donaciones de reyes, obispos y nobles. Fue de tal magnitud su régimen dominical que más de 170 villas y aldeas y más de 100 iglesias y monasterios estaban bajo su jurisdicción Este poderío económico se refleja en la amplísima variedad de estilos artísticos aquí conservados (Románico, Gótico, Renacimiento, Barroco, Musulmán, Mudéjar, Egipcio y época romana), junto con la extensa nómina de objetos aquí contenidos como sillerías, retablos, sepulcros, etc.
Inaguración:
Miércoles, 22 Octubre, 1986
Tipo:
Biblioteca pública
Horario:
Lunes a Viernes: 17,30h.-20,30h.
Dirección:
Plaza del Padre Cereceda, s/n
Código Postal:
9530
Teléfono:
947304401
Correo Electrónico:

Bibliobus

Oña tiene servicio de bibliobus. Le corresponde la línea:
9 (Trespaderne)
Pulse aquí para ver la lista de paradas oficial
Dirección:
Ctra. de Penches, 4, Oña - Burgos
Código Postal:
09530
Teléfono:
947 30 01 00
Correo Electrónico:

Localización

Información General

Municipio:
Oña (capital de municipio)
Zona turística:
La Bureba
Distancia a la capital:
61 km
Partido judicial:
Briviesca