Arlanza:
 


Nota: Al final se adjunta una guía a color y las coordenadas GPS de las rutas, así como una guía turística del territorio del Arlanza.

 


Ruta 1: Un paseo por la Villa Ducal de Lerma.

Entre los siglos XVI y XVII, el Duque de Lerma, valido de Felipe III, hizo de este monumental conjunto un modelo ideal de villa conventual y cortesana de la época. La Oficina de Turismo organiza visitas que nos trasladan a esos siglos de esplendor.


Finalizado en 1617, el Palacio Ducal, hoy Parador de Turismo, cuenta con cuatro torreones que manifiestan su estilo herreriano.
Frente al palacio se abre la grandiosa Plaza Ducal, que con cerca de 7.000 m2 está considerada como una de las más amplias de España. Esta plaza soportalada se diseñó para acoger los eventos que promovía el Duque.


Un pasadizo cubierto, que discurre junto al soportal, por la parte norte del conjunto, enlazaba el Palacio Ducal con la Colegiata de San Pedro. Hoy es posible recorrer un tramo del “Pasadizo del Duque”.


La Ex-colegiata de San Pedro, templo renacentista reformado en 1613, resalta por la cubierta de su torre, su órgano y las tallas de sus retablos atribuidas a Gregorio Fernández y Juan de Ávila.


En la Plaza de Santa Clara se encuentra la sepultura del Cura Merino y los Arcos, un excelente mirador sobre la vega del Arlanza.
En la misma plaza se levanta el Convento de Santa Clara, que resalta por su iglesia de corte clasicista.

 


Ruta 2: Entre el Arlanza y el Arlanzón

En este territorio, también conocido como los Campos de Muñó, los coloridos páramos, las suaves lomas y las animadas riberas esconden poblaciones que guardan algunos de los tesoros artísticos más desconocidos de la provincia burgalesa. 


Partimos de Villamayor de los Montes, donde es obligada la visita al claustro del Monasterio cisterciense de Santa María la Real.
En Zael destaca la decoración de la portada de la Iglesia de Santa Eulalia.


Además de sus vestigios romanos (su esbelto puente, un tramo de calzada o sus miliarios), Tordómar conserva una bella iglesia románica.


La amplia plaza de Mahamud, con su iglesia, sus sopotales y su rollo de justicia centran el interés en este conjunto amurallado.


El conjunto histórico de Villahoz resalta por sus casas, sus soportales, su iglesia su rollo de justicia y los restos de su antigua cerca. La Ermita de la Virgen de Madrigal se encuentra en las proximidades.


El Convento de Santa Teresa acoge Ayuntamiento, Oficina de Turismo y Centro de Interpretación.


El Convento de San Blas también se comunicaba con el cercano Palacio Ducal mediante un pasadizo.


Podemos caminar por su entramado urbano de estrechas calles, atravesar la Plaza del Mercado Viejo y llegar al Convento de Santo Domingo.


Cerca de la Ermita de la Piedad, se encuentra el Arco de la Cárcel, parte de su primitiva muralla defensiva.


Desde la Ermita del Humilladero y el puente medieval que atravesaba el Arlanza, podemos comenzar un tranquilo paseo por la ribera del río que nos permitirá conocer el entorno ambiental que rodea a Lerma.


Ruta 3: Los sabinares del Arlanza y el río Mataviejas

En las Peñas de Cervera el río Mataviejas comienza un sinuoso recorrido hacia su confluencia con el Arlanza. En estas tierras, entre valles cerealistas y zonas de montaña pobladas por sabinas, encontraremos bellos parajes y conjuntos rurales.


Desde Lerma comenzamos esta ruta circular que discurre por tranquilas carreteras.


En torno a Revilla-Cabriada, que resalta por la portada de su iglesia, se extienden varios viñedos. La iglesia de la cercana población de Castrillo de Solarana presenta un original ábside románico.


Entre las sabinas del monte de Solarana existe un castro, un tramo de calzada y una fuente que confirman una temprana ocupación. El conjunto destaca por la iglesia, su crucero, su caserío y sus bodegas.


El caserío y las iglesias de Nebreda y Cebrecos se rodean de viñedos, cultivos, encinas, y sabinas que conforman un armonioso paisaje.


Tejada se enclava en un bello paraje serrano, cerca del pico Valdosa.


En las proximidades del conjunto rural de Quintanilla del Coco se encuentra el paraje del Churrión y el desfiladero del río Mataviejas.


La monumental torre de la Iglesia de la Asunción desvela la ubicación de Santa María del Campo. Tres de sus antiguas puertas de muralla, varias casonas y sus estrechas calles completan esta interesante visita.


Si deseamos alargar el recorrido, podemos acercarnos a Villaverde-Mogina, para descubrir uno de los palacios más sorprendentes de Burgos, a Palazuelos de Muñó, para ver el curioso triple ábside de su iglesia románica, y a Mazuela.

Si no disponemos de tiempo, la iglesia de Ciadoncha será la próxima parada antes de visitar el conjunto de Presencio, donde destacan su puerta de muralla, su entramado urbano, su iglesia y sus rollos de justicia.


Antes de finalizar la ruta, podemos detenernos en Revenga de Muñó para contemplar su portada románica.


Ruta 4: Los otros pueblos de la comarca del Arlanza

Debido a la complejidad en las comunicaciones de la parte más septentrional del territorio, ahora te proponemos una lista de poblaciones que por diferentes argumentos o recursos naturales o culturales también merecen ser visitadas.


La iglesia de Hurones muestra su estilo románico en su ábside.


En el Monasterio de San Pedro de Cardeña permanecieron los restos de El Cid hasta su traslado a la catedral. Merece la pena visitar este soberbio edificio cisterciense.


Dispersas por el territorio, las iglesias de Albillos, Cojóbar, Los Ausines y Madrigal del Monte conservan algunos elementos de su primitiva construcción románica que exhiben en su ábsides o portadas.


Entre los puentes de Escuderos y de Peral de Arlanza abundan los bellos bosques de ribera.


Las fortalezas defensivas de Torrecítores y Olmosalbos son buenas mejores muestras de un pasado batallador.


En el ascenso de Santibañez del Val al bello núcleo rural de Barriosuso, enclavado en la Sierra de Cervera, se alza, aislada en una loma, la Ermita mozárabe de Santa Cecilia.


Aunque no pertenecen a la comarca, te proponemos las visitas al cercano monasterio de Santo Domingo de Silos, al desfiladero de la Yecla, al núcleo rural de Retuerta y al conjunto medieval de Covarrubias.


De nuevo en nuestro territorio, en Mecerreyes podemos pasear y descubrir los barrios de bodegas y las tenadas de su cercana dehesa.


Un puente medieval atraviesa el Arlanza y nos acerca al bello conjunto de Puentedura, que resalta por sus tradicionales casas.


Una carretera local nos conduce a Tordueles, un pequeño núcleo que nos sorprenderá por su entorno y sus casas soportaladas.


Quintanilla del Agua y Santa Inés, con sus casas tradicionales, serán las siguientes paradas antes de llegar a Villalmanzo. Regresamos a Lerma.